converting website visitors

ThePoultrySite.com - news, features, articles and disease information for the poultry industry

En materia de coccidiosis: Siempre a la Cabeza

La visión, la innovación y la aversión a lo rutinario mantienen


Fischer: ‘Si no eres el que va a la cabeza, la vista será siempre igual.’
El Dr. Rae Fischer dice que para competir con efectividad en la industria avícola hay que compararla con un trineo de perros co-rriendo por los gélidos territorios del noroeste de Canadá. “Si no eres el que va a la cabeza”, dijo el médico, “la vista será siempre igual”.

Con esa imagen en la mente, el propietario y ejecutivo en jefe de Fisher Feeds, Listowel, Ontario, Canadá, dice que detesta la complacencia y siempre está listo para adoptar nuevos productos y tecnologías que habrán de ayudar a la operación avícola de su familia y a los clientes de sus alimentos a operar con más eficiencia, rentabilidad y responsabilidad.

“Ejercí como médico veterinario durante 17 años, trabajando junto con algunos médicos veterinarios de campo muy buenos –– del tipo que siempre quiere estar actualizado en todo”, recordó. “Había algunos que pensaban con claridad y que eran muy agresivos para utilizar la tecnología nueva, siendo lo mejor que les era posible. Para mí, eso era lo divertido, pues odio la rutina”.

Fischer admite que la cría de aves y la fabricación de alimento son actividades que requieren atención a los detalles y dependencia de proce-dimientos rutinarios. “Pero tratar de mejorar y descubrir nuevas maneras de hacer las cosas son lo que me impulsa a levantarme cada mañana” explicó. “No es más caro alimentar a un buen caballo. De igual forma, no se requiere mucho más para ser el mejor productor o, cuando menos, el mejor que me sea posible. Creo que esa debe ser nuestra meta”.

‘Ágil y rápido’

El negocio del Dr. Fischer, el cual maneja junto con su hijo Matthew, está ubicado aproximadamente a 150 Km al noroeste de Toronto. Fisher Feeds produce aproximadamente 100,000 toneladas de raciones al año, de las cuales el 65% es para aves y el resto para porcinos. La mitad de los alimentos avícolas la venden a los productores del área y el resto lo utilizan en su operación familiar y sus aparcerías que, en conjunto, sacrifican aproximadamente 1 millón de pollos de engorde cada 9 semanas. Crían a los machos separados de las hembras, desarrollando a los primeros hasta 2.6 Kg (5.73 lb) en 41 días, mientras que las pollas llegan a los 2.4 Kg (5.30 lb) en 42 días.

Fischer considera que es importante para su operación ser “ágil y rápido cuando se trata de tomar decisiones, para sacar ventaja de las cosas nuevas que van saliendo. “Si vemos algo que consideramos realmente bueno –por ejemplo, un nuevo aditivo o un producto para la salud– comenzamos a utilizarlo rápidamente, sin mucha burocracia. Constantemente probamos formas nuevas y mejores de hacer las cosas, a veces a costa de la frustración del ge-rente de la planta de alimentos. Tratamos de encontrar lo que funciona en nuestras propias instalaciones y luego lo compartimos con nuestros clientes”.

El ejemplo más reciente de ese compromiso es el enfoque de Fisher Feeds en lo referente al manejo de la coccidiosis. Durante años la compañía dependió de los productos que se administran en el alimento como complemento natural de su negocio de nutrición, pero el Dr. Fischer, echando mano de sus conocimientos como médico veterinario, no estaba convencido de que las dietas medicadas fuesen la mejor manera de mantener bajo control las infecciones persistentes y decidió introducir la vacunación a su programa de control de la coccidiosis.

Debemos considerar que existen reportes de todo el mundo de que los microorganismos del género Eimeria, causantes de la coccidiosis, han desarrollado resistencia debido al uso prolongado de los anticoccidiales que se dan en la ración.

“Hemos hecho algunos estudios de sensibilidad y no creo que hayamos encontrado resistencia en nuestras instalaciones, pero sí hemos visto que algunos medicamentos y compuestos químicos pierden su efectividad con el tiempo. También hemos encontrado granjas donde existe resistencia y sé que es un problema real”, insistió.

Satisfacción de las necesidades de los clientes


Molino de alimento de Fischer Feeds en Listowel, Ontario. Si bien Canadá comparte una frontera de 4,828 kilometros con los Estados Unidos, las prácticas de producción avicola y las actitudes del consumidor se parecen mucho más a las Europa.
También existen aspectos legales y problemas de los clientes que debemos considerar. Aun cuando Canadá comparte una frontera de 4,500 Km con Estados Unidos, el productor más grande del mundo de pollo de engorde, las prácticas avícolas y las actitudes de los clientes de nuestro país se parecen mucho más a las de Europa, explicó Fischer.

“En este país tenemos una tremenda influencia Europea, por lo que, en lo que se refiere a las tendencias de producción, tenemos que considerar la prohibición del uso de los antibióticos promotores del crecimiento en Europa (en vigor desde el 1 de enero de 2006).

“Como médico veterinario prefiero ver que estas decisiones se tomen con base científica y no emocional ni propagandística, pero de cualquier manera, si eso es lo que quiere el consumidor, alguien tendrá que producirlo. Tenemos que estar preparados para la producción sin fármacos y esa es una de las razones por las que decidimos comenzar a vacunar”.

Inicialmente, el Dr. Fischer no vio ningún incentivo financiero para iniciar la vacunación, la cual estimula la inmunidad contra la coccidiosis después de administrar una dosis controlada de ooquistes vivos de Eimeria a las aves. Había leído en las publicaciones que los pollos vacunados tenían rendimiento igual o mejor que los medicados. En la planta de alimentos le expresaron su preocupación por la pérdida de los ingresos resultantes de la venta de medicamentos contra la coccidiosis, pero de todas maneras decidió ir adelante con su plan.

“Tal vez esto suene raro viniendo de alguien que posee y maneja una planta de concentrados, pero simplemente odio la idea de meter compuestos químicos y antibióticos en las raciones” dijo. “Quiero que se haga énfasis en los buenos programas de nutrición, con materias primas, ingredientes y procesamientos de calidad. Cuando agre-gamos fármacos a la mezcla, es necesario vaciar completamente las líneas después de cada lote, llevar un control de los programas duales de anticoccidiales, preocuparnos por no medicar un alimento equivocado, etc. Por ejemplo, la salinomicina puede matar a los pavos. Si pudiéramos quitar todos los medicamentos que se usan en la planta, sería un sueño hecho realidad, aunque de todas maneras creo que pueden ser de mucho beneficio en las situaciones correctas y se pueden requerir para uso terapéutico”.

La Importancia del Rojo


Los pollos desarrollados con el alimento identificado en rojo mostraron mayor peso corporal durante los primeros 7 días.
Prácticamente todos los que trabajamos en la industria avícola sabemos que el color rojo resulta atractivo para los pollos jóvenes. Ésta es una de las razones por las que Schering-Plough Animal Health recomienda agregar el co-lorante rojo a la solución de la vacuna contra la coccidiosis, pues incita a las aves a comer la vacuna entre los po-llos, facilitando la ingestión y la diseminación de los ooquistes vivos que estimulan la inmunidad natural. Ahora, el Dr. Rae Fischer de Fisher Feeds está llevando esa idea un paso más adelante.

Para elevar al máximo el consumo de alimento durante los primeros 4 a 5 días del desarrollo, y para optimizar el desarrollo de la bolsa de Fabricio y del intestino, ahora está utilizando un proceso –con patente pendiente– que agrega color rojo al alimento. El resultado es un producto alimenticio que se llama REDvantage, que se ve como migajas de orozuz rojo que los pollos jóvenes comen con avidez, llegando así hasta el intestino.

“En pruebas con 350,000 pollos hemos notado incrementos del peso corporal de 4.81 gramos (0.17 oz ó 0.01 lb) en los machos y 4.20 gramos (0.15 oz ó 0.01 lb) en las pollas durante los primeros 7 días, lo cual se traduce en un mejor desempeño del intestino y en una mejor salud de las aves gracias al mayor desarrollo del intestino y del aparato inmunocompetente”, explicó.

El objetivo último es un crecimiento rápido y un pollo saludable” agregó Fischer. “A menos que el sistema gastrointestinal pueda madurar con rapidez y proporcionar los sustratos necesarios, los órganos de gran demanda como el músculo nunca logran desarrollarse al máximo, dejando el dinero sobre la mesa”. El gerente de investigación y desarrollo, Derek Detzler, hace notar que el peso al mercado por lo general es 7 veces superior al peso de los animales a los 7 días de edad, por lo que una pérdida de tan solo 5 gramos (0.18 oz ó 0.01 lb) durante la primera semana de vida representa, a la larga, 35 gramos (1.23 oz ó 0.08 lb) de pérdida de peso. En otras palabras, cada gramo que el pollo aumente en la primera semana tiene el potencial de representar 7 gramos adicionales de peso al mercado” dijo. “Queremos darnos todas las oportunidades de lograrlo”.

Detzler explicó que su estrategia de “Impulso” es congruente con el concepto IDEA (siglas de Impulso, Digestibilidad, Economía y Avance), estrategia nutricional que promueve la buena salud del intestino desde el principio de la vida del pollo, como una manera de reducir las infecciones entéricas y de optimizar el rendimiento de las aves vacunadas contra la coccidiosis. (Véase www.IntestinalHealthPoultry.com).

El alimento iniciador teñido de rojo, agregó el Dr. Fischer, nos ayudará a lograr el mejor peso y será un excelente complemento para el programa de vacunación contra la coccidiosis. “En cualquier momento que se utilice una vacuna estamos dependiendo de que el sistema inmune del ave sea competente y responda bien a ella” explicó. “Si tenemos un intestino sano, ganamos en todos los frentes porque puede resistir los desafíos entéricos mientras permite a la vacuna funcionar más efectivamente. La ciencia nos indica que si podemos aumentar el consumo de alimento y el desarrollo de la bolsa de Fabricio y del intestino en el pollo joven, obtendremos una mejor respuesta a la vacuna y un mejor control de la enteritis necrótica, asi como de otras enfermedades que puedan afectar al intestino”.

“Si usted pierde esa primera semana”, concluyó Fischer, “nunca la recuperará. Cuando se obtiene un buen consumo de alimento se comienza con el tanque lleno y se cuenta con un mayor potencial para que la parvada ex-prese al máximo su potencial genético”.
Una opción sensible

Al Dr. Fischer también le preocupaba el hecho de que el uso excesivo de medicamentos se estaba convirtiendo en un sustituto del buen manejo y estaba haciendo complacientes a los avicultores. “Nuestro problema es que la producción se ha hecho sumamente cómoda” explicó Fischer. “Los productores necesitan motivación para cambiar y una buena motivación es la tendencia a engordar los pollos sin fármacos. Simplemente me pareció que la vacunación es algo sensible que deberíamos probar”. La planta de incubación que trabaja por contrato para Fisher Feeds y que también surte pollo a su granja y a las de sus clientes, comenzó a inmunizar el pollo de un día con Coccivac-B –vacuna viva contra la coccidiosis– en la primavera de 2004. Esta práctica continuó durante 24 semanas antes de hacer rotación para regresar a un producto químico y, eventualmente, a los antibióticos ionóforos en la dieta.

“Consideramos que la primavera era un buen momento para comenzar con la vacunación porque había mayor movimiento de aire entre los galpones y menos acumulación de coccidias en la cama más seca misma que, en Canadá, la cambiamos después de cada parvada” explicó. “Pero con base en nuestra experiencia hasta ahora, no veo por qué no podamos vacunar todo el año”.

El Dr. Fischer dijo que esperaba ver una caída en el rendimiento de la primera parvada vacunada, particularmente en las aves más pequeñas, porque cuando el pollo se desarrolla hasta alcanzar una edad de 38 a 42 días, tiene menos tiempo para recupe-rarse del retraso inicial que se puede presentar cuando la vacunación esti-mula al aparato inmunocompetente de las aves.

Diez Razones para ‘Impulsar’ a los Pollos

El Dr. Rae Fischer presenta los siguientes argumentos para iniciar a las aves rápidamente, con un buen programa de salud intestinal:

1. Bajo condiciones óptimas las aves pueden crecer hasta alcanzar 5 veces su peso corporal inicial en los primeros 7 días de vida.

2. Los pollos de engorde alcanzan el máximo peso relativo de los órganos gastrointestinales entre los 3 y 8 días de edad (Dror, Nir, Nitsan, 1977).

3 El mayor aumento en el volumen de las vellosidades del duodeno se presenta a los 4 días de edad (Noy y Skylan, 1997).

4. La utilización más rápida de la yema en las aves que consumen alimento desde el principio probablemente se debe a una mayor actividad mecánica del intestino (Noy et al., 1996).

5. El peso del pollo de engorde de 6 y 7 semanas de edad guarda una relación lineal directa con la primera semana del desarrollo. No se debe a la edad de las reproductoras ni al peso del pollo de un día (Pezeshkian, 2002).

6. Un gramo adicional de peso a los 7 días representa de 5 a 7 gramos extra al mercado (Aviagen y Cobb Vantress).

7. Los pollos que no consumen alimento durante 24 a 48 horas presentan menos peso de la bolsa de Fabricio y menor proporción entre éste y el peso corporal (Dibner et al., http://www.novusint.com/Public/Products/ OasisNeonatalFeeding.asp).

8. El menor peso de la bolsa de Fabricio produce una menor proliferación de linfocitos (Dibner et al., 1998).

9. El retraso en el consumo de agua y alimento deprime la respuesta inmune (Casteel et al., 1994).

10. La madurez funcional del intestino está ligada a la maduración.
Buena salud intestinal

“Nunca vimos la dramática caída en el rendimiento que esperábamos”, reportó Fischer, “probablemente porque nuestro programa nutricional ayuda a acondicionar el intestino y a tolerar el desafío que representa la vacuna”.

Después de regresar a los coccidiostatos químicos y ionóforos, el Dr. Fischer tampoco vio un gran aumento en la producción. En algunos casos, agregó, el rendimiento en realidad se redujo después de dejar de vacunar.

“A la larga, creo que mucho de esto se debe a la calidad del programa de alimentación”, dijo. “Ya sea que estemos vacunando o medicando contra la coccidiosis, es importante promover la buena salud intestinal mediante la nutrición”.

Desde 1997, Fisher Feeds ha venido utilizando un expansor del alimento antes de peletearlo para optimizar la disponibilidad de los nutrimentos y para eliminar o reducir significativamente a los patógenos.

“Logramos mucho mejor absorción en la primera sección del intestino que con un alimento normal sin expandir”, dijo el Dr. Fischer. “Quedan menos residuos en el intestino. Yo creo que la salud de este órgano mejora con el alimento expandido y existen menos desafíos en la parte posterior del intestino porque existe menos sustrato. El proceso de expansión funciona de manera excelente para reducir la carga bacteriana del alimento, lo cual es realmente importante”.

Nada qué temer

La vacunación contra la coccidiosis no era una práctica nueva para el Dr. Fischer, pues ya tenía 8 años de experiencia realizándola en pavos que, obviamente, se desarrollan hasta alcanzar mayores pesos y pueden sacar toda la ventaja de la protección que brinda la vacuna durante toda la vida de las aves.

“La vacunación del pollo de engorde requiere de un buen manejo y es necesario asegurarse que todo se haga correctamente, pero la tecnología del gabinete de aspersión SprayCox es buena y definitivamente no hay que tenerle miedo” insistió Fischer. “Mientras más trabajamos con ella mejor la entendemos. Simplemente tiene que haber una motivación para el cambio. Para mí, está controlando a una enfermedad sumamente prevalente sin usar fármacos en el alimento y esa idea me gusta de veras”.

Derek Detzler, gerente de investigación y desarrollo de Fisher Feeds dice que la vacunación contra la coccidiosis ha sido bien recibida en las granjas de engorde hasta ahora. “Si las aves asperjadas no llegasen teñidas de rojo, no creo que la mayoría de los avicultores hubiese notado la diferencia”, indicó, refiriéndose al colorante rojo que lleva la vacuna para promover el consumo y distribución de los ooquistes de Eimeria que estimulan la inmunidad.

“La producción es tan buena o mejor que la que teníamos antes”, opinó Eric Martin, encargado de una de las granjas de Fisher Feeds, de 60,000 pies cuadrados (5,574 m2). “Las aves vacunadas tienden a producir heces acuosas alrededor del día 17, por lo que podemos ver un poco de cama húmeda”.

Galpones de varios pisos

La mayoría de las aves de Fisher Feeds se desarrollan en galpones de dos o tres pisos, que se extienden a una anchura de 40 a 46 pies (de 12 a 13.8 m), hasta con 30,000 pies cuadrados (2,787 m2) de espacio.

En la operación de Fisher Feeds, la crianza se realiza sólo en un lado, a todo lo largo de la nave durante los primeros 5 días, para ayudar a regular la exposición de las aves jóvenes a las coccidias de la vacuna que salen en las heces y son vueltas a ingerir para promover la inmunidad natural. “No es deseable que las aves se alejen mucho del área donde se ha sembrado la va-cuna viva” explicó.

Detzler dice que esta práctica también mantiene a los pollos cerca del comedero para asegurar un buen consumo. “No queremos que nuestros po-llos tengan que buscar el alimento” indicó. “El período de 24 a 48 horas sin alimento, que puede ocurrir en algunas parvadas, causa un detrimento muy grande al desarrollo del intestino y al sistema inmune, por lo que hacemos todo lo posible para que tengan un arranque rápido y desarrollen buena salud en el tracto intestinal”. Mirando hacia el futuro, Fischer cree que a la larga vacunarán contra la coccidiosis durante todo el año. “No veo ninguna razón científica por la que no podamos hacerlo –– y es algo que consideraremos en el futuro cercano” dijo.

Fuente: CocciForum Edición No. 11, Schering-Plough Animal Health.

Our Sponsors

Partners


Seasonal Picks

Poultry Breeds and Management<<<<<<< .merge_file_V391Zq=======>>>>>>> .merge_file_B36pBT