ShapeShapeauthorShapechevroncrossShapeShapeShapeGrouphamburgerhomeGroupmagnifyShapeShapeShaperssShape
Edición: Artículo: 
Los programas de salud intestinal aumentan las utilidades
Dr. Ramiro deGasperín

Un programa que incorpora la vacunación contra la coccidiosis, un ionóforo y un antibiótico promotor del crecimiento ha disminuido la mortalidad, aumentado la ganancia de peso y mejorado la conversión alimenticia en Carus Abella, operación avícola de Córdoba, Veracruz, México.

El Dr. Ramiro de Gasperín, gerente técnico de Carus Abella, dijo que su empresa adoptó un programa integral de vacunación, con un ionóforo y un antibiótico promotor del crecimiento (APC) cuando comenzaron a fallar los productos anticoccidiales que se administran en la ración.

“Estábamos viendo brotes de coccidiosis debidos a resistencia y nuestros clientes se quejaban de una pigmentación dispareja de la piel”, dijo.

En México la pigmentación es un aspecto fundamental para la comercialización del pollo, explicó el Dr. de Gasperín y, cuando está dispareja (pollo “rallado”) se reduce el precio de venta en comparación con el del pollo de color amarillo rojizo, resultado del uso de xantofilas naturales grado alimenticio que se agregan a la ración.

No obstante, cuando el intestino de las aves se afecta a causa de coccidiosis, clostridiosis u otros problemas intestinales, el alimento no se absorbe bien y no se desarrolla la pigmentación, dijo el doctor.

Revisión del manejo

Para lograr el consumo óptimo de alimento y pigmento, el Dr. de Gasperín comenzó ajustando sus estrategias de manejo. Implementó la vacunación contra la coccidiosis para adelantar el desafío coccidial durante un período más temprano de la producción. Así, para el momento en que las aves estaban ingiriendo las mayores cantidades de alimento y pigmento –proceso que se acelera rápidamente después de los 21 días– el tracto digestivo ya se habrá recuperado del desafío coccidial temprano y está listo para absorber al máximo el alimento y el pigmento, explicó.

El Dr. de Gasperín seleccionó a la vacuna Coccivac-B porque siembra la cama con ooquistes de Eimeria sensibles a los anticoccidiales que existen actualmente en el mercado, restableciendo su eficacia.

Esta vacuna es fácil de administrar al día de edad, utilizando un gabinete de aspersión diseñado especialmente para este fin. Los pollos que se encuentran en las bandejas se cubren con una fina nube de vacuna, la cual contiene un inofensivo colorante grado alimenticio, que permite ver fácilmente la cobertura de todas las aves y que las estimula a ingerir la vacuna depositada sobre las demás, unas a otras entre sí. A los 6 ó 7 días de edad la mayor parte de las aves habrán empezado a desarrollar una respuesta inmune contra la vacuna, dijo.

El siguiente componente importante del programa de Carus Abella es el período de crianza, durante el cual los pollos se mantienen en una misma área y sobre la misma cama durante los primeros 14 días de vida, por lo que se exponen continuamente a los ooquistes coccidiales esporulados procedentes de las heces de los pollos vacunados, indicó el Dr. de Gasperín.

Es importante que la cama tenga la humedad adecuada cuando se utiliza la vacuna. Aun cuando el estado de Veracruz es famoso por sus condiciones de humedad, cuando el equipo de ventilación es muy efectivo a veces hace que la humedad de la cama se reduzca a niveles inferiores a los que requieren los ooquistes para esporular. “Prefiero tener aproximadamente 25% de humedad”, dijo el Dr. de Gasperín. “Hemos visto que esto es lo que nos funciona mejor”. Si nuestras revisiones indican que el nivel de humedad de la cama es inferior al 25%, la humedecemos con manguera. “Tenemos especial cuidado de asegurarnos que la humedad de la cama sea correcta al terminar la primera y la segunda semanas, que es cuando están ciclando las coccidias”.

Los aspectos técnicos son fundamentales

Los aspectos técnicos y de manejo, así como la atención minuciosa a los detalles se revisten de la mayor importancia. Dijo el médico que él y su equipo de colaboradores “casi duermen con sus pollos”, para observarlos con todo cuidado. También llevan un registro de los conteos de ooquistes y buscan lesiones coccidiales durante sesiones de necropsias para asegurar que las aves estén desarrollando la inmunidad inducida por la vacuna. Examinan cuidadosamente el duodeno, el yeyuno, el íleon y los ciegos.

La reacción posvacunal generalmente causa lesiones intestinales suaves (+1), como resultado de los cuatro tipos principales de Eimeria que contiene el biológico. Sin embargo, no todas las aves desarrollan lesiones, hizo notar el médico. Algunos productores consideran que incluso una prevalencia del 20% de lesiones tipo +1 es suficiente prueba de que toda la parvada está completamente inmunizada contra las coccidias.

El Dr. de Gasperín advirtió a los avicultores que no deben reaccionar de manera exagerada ante la presencia de lesiones después de la vacunación, pues “se trata de un proceso normal. Hemos aprendido que si tratamos a las aves con ionóforos demasiado pronto cuando vemos las lesiones tempranas, esto interfiere con el desarrollo de la inmunidad inducida por la vacuna”. Lo mejor es minimizar el estrés en las aves, proporcionarles más espacio y asegurarnos de que los niveles de temperatura y humedad de la cama sean óptimos, dijo.

Protección contra patógenos Comenzando a los 21 días, el Dr. de Gasperín agrega salinomicina a la ración, además de Enradin, antibiótico promotor del crecimiento a base de enramicina. Esto le ayuda a proteger a los pollos contra los patógenos y asegura la absorción correcta de nutrientes y pigmentos. Enradin ha sido particularmente efectivo en el control de las bacterias que complican los cuadros de coccidiosis.

Después de aproximadamente 3 años de rotación con el programa vacuna/ ionóforo/enramicina, la empresa Carus Abella está satisfecha con los resultados (véase la Figura 1).

La mortalidad ha caído de casi 19% a aproximadamente 5%. El promedio de ganancia diaria ha aumentado de 49 g a más de 54 g y la conversión alimenticia ha mejorado de 2.17 a 2.01. Además, las aves están llegando al mercado a los 48 días en vez de hacerlo a los 53 días, dijo el doctor.

“Estamos trabajando arduamente y, aunque todavía se nos presentan algunos desafíos, estamos alcanzando el éxito y eso es lo que cuenta”, concluyó.

Back to Latino América Edición (#6)